Make your own free website on Tripod.com

04/04/01, 10:54 (Hora de México DF)

‘Me da flojera ser una estrella’: Anahí (Entrevista de México HOY)

Ciudad de México, 4 de abril. Anahí tiene muy claro que su regreso a las telenovelas idealmente sería protagonizando la adaptación para televisión de Nace una estrella.

Verla nuevamente en la pantalla chica llevará algún tiempo, sin embargo, Anahí tiene muy claro que su regreso a las telenovelas idealmente sería protagonizando la adaptación para televisión de Nace una estrella.

Tras haber sido la protagonista de Primer amor, a mil por hora, la rubia actriz y cantante quiere tomarse un tiempo (seis meses) y mientras dedicarse a promover su disco Baby blue que, aun sin mucha publicidad, ha logrado colocar tres sencillos en los primeros lugares:

“Hace poco vi Nace una estrella con Bárbara Streisand y me encantó la idea de poder hacerla en televisión algún día. Luego me enteré que, dados los planes de Televisa, probablemente mi sueño se pueda hacer realidad”.

Resuelta a seguir adelante y asimilar poco a poco los cambios que han operado últimamente en su carrera, Anahí dice que, a pesar de todo lo que dicen respecto a ella, su vida sigue siendo la de una joven cualquiera y que su gran ilusión es estudiar diseño de modas:

“Ha sido mi sueño. Tengo muchos diseños guardados, lo hago desde los 12 años, me encantaría sacar mi línea, irme a estudiar a Milán y poner mis tiendas, ser de verdad una mujer preparada”.

¿No te llena la actuación?

—Ser estrellita de la tele no te da una preparación o un respaldo para siempre. Es básico tener una carrera, porque no seré lo mismo toda la vida. Mañana, cuando llegue una más bonita, más joven y talentosa, es probable que me quedo sin trabajo, entonces qué mejor que tener un respaldo profesional.

¿Te sientes consolidada como actriz?

—Estoy en el mejor momento de mi vida. A los 17 años es difícil estar en un protagónico, especialmente si es exitoso, además tomando en cuenta que las protagonistas actualmente son las que menos duran, así que los resultados demuestran que cumplí como actriz.

¿Por qué la decisión de dejar la televisión durante tantos meses?

—Estamos en tan buen momento que no quiero quemar mi carrera, necesito dejar descansar a la gente para luego volver con ímpetu a lo que es mi pasión que es la actuación, mientras haré una gira promocionando mi disco por toda América.

¿Es la empresa la que dirige tu destino o lo conduces tú hacia algún lado?

—Tiene que existir gente detrás de una artista, porque por más que sueñes y tengas metas, si estás solo no pasa nada. Televisa es el respaldo de mi carrera, ellos están detrás de todo, son los que deciden lo que hago y a qué horas lo hago. Es una lucha constante y yo solamente me dejo llevar.

¿Por qué crees que Televisa te haya elegido para ser una de sus artistas mayormente apoyadas?>

—He demostrado con cada trabajo hasta dónde puedo llegar. Me ha tocado también suerte, porque hay muchas que pretenden lo mismo, pero en mi caso está pla-neada una carrera a largo plazo. Tengo una carga muy fuerte, una responsabilidad mayor, no me puedo cansar.

—Has pasado el tránsito de la infancia a la juventud inmersa en el medio, ¿cómo ha sido este proceso?

—Todo ha sido normal. Es un trabajo porque me pagan, pero es mi vida, lo que me llena. No he sufrido jamás de depresiones. Actualmente me siento plena, tengo éxitos como artista, pero también como persona, y para mi el ser humano está antes que nada, si está mal, el artista también.

¿Alguna vez enfrentaste la explotación que suelen sufrir los niños artistas?

—A mí nunca me tocó eso, yo era la que no quería moverme del foro o de frente a la cámara desde los 3 años en Chiquilladas. Siempre he creído que alguien me puso aquí, en este momento y en tales circunstancias. He tenido muchas satisfacciones, mi hermana Marichelo está estudiando gastronomía, ella dijo adiós y yo no. Me empeño en continuar.

¿Qué precio has pagado por el éxito?

—Quizá crecer más rápido que las demás, pero de ahí en fuera intento reencontrarme como lo hace cualquier chava. Es muy importante saber estar contigo. A veces veo a los artistas y me digo: ¿qué hago aquí adentro si todos están locos?, pero no es cierto, hay de todo, buenos, malos, locos, menos locos. Yo me considero entre estos últimos.

—Ser independiente a corta edad, ¿tiene consecuencias?

—Poca gente puede irse de viaje por sí misma o costearse la vida desde los 15 años. Es raro, pero sinceramente me enorgullezco porque todo lo que tengo lo he trabajado.

Mi familia –prosigue— es lo más importante y la relación que tenemos es preciosa, ellos nunca me han limitado y eso ha sido fundamental para vivir adecuadamente esta independencia.

Existe la tentación de que te conformes con ser una estrella…

—El día que el público me considere como una estrella me voy a morir de tristeza. He peleado durante 16 años para que se me considere artista, me da flojera ser estrella, las estrellas se apagan y yo quiero brillar más.

¿Hasta dónde te gustaría llegar profesionalmente?

—Esta es una carrera de imagen, pero yo no quiero basarme en mi figura y quedarme con ser famosa. Quiero ser una mujer preparada, diseñar para otros artistas y para mí misma. Llegar y decir: esa tienda es mía. No quiero quedarme solo con ser artista.



Fuente: México HOY/Elsa Gómez Monterrubio